¿Por qué Zaracienta?

Zaracienta es la combinación perfecta si lo que quería ofrecer en este blog son dos pasiones mías: por un lado, Cenicienta es sin duda -para mí- la princesa de las princesas, mi preferida, la reina de las princesas, la mejor: su historia, su hada, su príncipe y sobre todo sus zapatos de cristal y su preciosísimo vestido hacen de ella mi ídolo (las hermanas feas y la madrastra quedan anuladas, lo feo y lo malo hay que olvidarlo cuanto antes). Por otro lado, Zara simboliza todo lo que muchas mujeres buscamos: últimas tendencias pero a precios low cost. Por tanto de esa combinación surge Zaracienta, un blog con ganas de enseñar los must de cada temporada y que para ir divina no te dejes el sueldo en ello. ¡Espero que os guste!

viernes, 2 de diciembre de 2016

Asos en fiestas

     Siguiendo con la próximas fiestas navideñas, se impone tener nuestros outfit navideños preparados. Asos nos ofrece una amplia colección que va desde lo más formal a lo informal, desde vestidos largos y vaporosos a cortos con aire mas rockero. Destaco la colección de zapatos, me los compraba todos.















































     Los zapatos y sandalias atados al tobillo con pulsera, los de tacón ancho y los de tacón medio son todos preciosos. Y los mocasines dorados con tacón me han encantado.
     Besos dorados,
     Zaracienta

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Y la Navidad llegó a casa de la mano de Zara Home

     Me gustaría poder llegar un día a Zara Home en Navidad y decir quiero todo esto tal cual en mi casa y me gustaría tener espacio para poder colocarlo todo claro está. La colección de esta Navidad me parece preciosa y me dan ganas de tenerla toda entera en casa así tal cual la colocan ellos que lo hacen genial.







































     Creo que necesitaría mínimo dos casas: una más urbana y otra en las montañas nevadas. Estoy pensando que una tercera también porque claro una la pondría en dorado, la otra en blanco y la otra en rojo, arreglado me lo pido todo.
     Besos de sueños,
     Zaracienta